Lo más importante de este Menú es la posibilidad de saborear y transferir la experiencia hacia otros aspectos de la vida; por ello, compartimos algunas recomendaciones para planear y construir experiencias emotivas, lúdicas, creativas y participativas.

FAMILIAS

Ya son muchos los museos que presentan recorridos planteados por niños y también diseñados para jóvenes, padres y abuelos. Sin embargo, las familias en conjunto –por su diversidad de edades y roles– presentan un reto para los educadores.  ¿Qué mejor que desarrollar visitas que se adapten a las interacciones de cada familia en particular?

Divertirse y aprender es mejor si se hace en equipo y, en un entorno de respeto y confianza. Compartimos algunos tips para que cada familia planee, viva y disfrute su visita al museo, aún ya estando en casa.

MAESTROS Y ESTUDIANTES

Los escolares son los grupos que más visitan los museos.

La libertad y autonomía en el desarrollo de las habilidades cognitivas y metacognitivas, sociales y emocionales, en diálogo constante con otros, habría de ser una constante en las prácticas de mediación vinculadas con el patrimonio.

Compartimos algunas recomendaciones para que –antes, durante y después de la visita al museo– maestros y alumnos aprendan los unos de los otros.

PROFESIONALES DE MUSEOS

Conforme evoluciona la sociedad, avanza la tecnología y modificamos la manera en la que establecemos lazos con los demás, se replantean los procesos afectivos, cognitivos y sociales.

Compartimos algunas ideas y acciones para que desde la planeación estratégica, el trabajo colaborativo, la comunicación entre pares, y la práctica reflexiva y crítica se plantee una metodología educativa en la que el visitante sea central.