¿Por qué diseñar y producir experiencias emotivas, lúdicas, creativas y participativas?
¿Cuál es nuestra responsabilidad como profesionales de los museos? 

El biólogo Humberto Maturana describe las emociones como disposiciones corporales que denotan acciones en las que se desenvuelve una persona, siendo parte del sistema racional que nos permite conocer y entender. El espacio del museo es la posibilidad para vivir estas sensaciones de forma libre, estructurada y creativa, a través del juego asincrónico y atemporal. Así, tanto la emoción como el juego son formas de ver, habitar, transformar y construir nuestra experiencia en el mundo.

En la década de 1990, George E. Hein propuso un museo que facilitara oportunidades para que el visitante estableciera conexiones y construyera su propio conocimiento, un museo constructivista. El museo de hoy es abierto, dinámico, flexible y social, donde los visitantes contribuyen, comparten, interactúan y socializan con el contenido expositivo y entre otros. El museo ya no solamente es un espacio donde suceden aprendizajes, sino una construcción de relaciones extendidas al entorno.

La práctica museística educativa contemporánea busca crear contextos para el desarrollo de las diversas habilidades de los individuos, la participación e inclusión comunitaria, el establecimiento de redes y, en consecuencia, la puesta en valor patrimonial. Para los educadores y profesionales de museos proponemos el uso de este Menú como una herramienta para diseñar experiencias y que, junto con sus visitantes, den sentido al contenido expositivo.

PARA DINAMIZAR, PARTICIPAR Y REFLEXIONAR

• Si bien la planeación estratégica es más utilizada en el ámbito empresarial y corporativo; al responder a la comunidad y sus necesidades, las instituciones culturales y educativas también requieren mapear sus acciones y recursos de forma sistemática.

• La misión, objetivos y visión del museo deben estar clara y firmemente enunciados y practicados.

• Las buenas prácticas refieren a las acciones y experiencias que se guían por principios, lineamientos y procedimientos éticos, eficaces y óptimos para el museo y su entorno; sirven de modelo para orientar, replicar, adaptar, pero especialmente, mejorar distintos espacios y programas. ¿Cómo emplea el museo las buenas prácticas para tomar decisiones informadas, éticas y coherentes en apoyo a sus objetivos y responsabilidades?

• ¿Cómo refleja el espacio físico los intereses educativos y comunicativos del museo?

• ¿Cómo se extiende la presencia y visibilidad del museo hacia sus distintos entornos (físico y virtual)?

• En la planeación museológica, particularmente en el área educativa, se requiere de la participación de los distintos profesionales que laboran en éste. Por tanto, te aconsejamos integrar en la planeación de acciones pedagógicas distintos grupos profesionales y de visitantes.

• Toma en cuenta la mejora continua de los proyectos y el diseño de nuevas formas de acercamiento para los visitantes desde una postura creativa e innovadora.

• La capacitación y profesionalización del personal del museo debe ser una constante sistemática apoyada por los directivos y coordinadores.

• ¿Cómo es el proceso de investigación, diseño e implementación de programas?

• ¿Qué tanto conoces a tus visitantes?, ¿qué medios utilizas para hacerlo?

• ¿Cómo anticipar la experiencia que desarrollarán nuestros visitantes en el museo?

• Analiza las ventajas que puedes obtener de usar estrategias de otras disciplinas, como entrevista etnográfica, design thinking, UX design, estudio de patrones y matrices, etcétera.

• ¿Cómo salir de la zona de confort como profesionales de los museos?

• La palabra “mediar” significa establecer puentes, resolver conflictos, es un ocurrir entre dos momentos, un suceder (o, incluso, un devenir) entre oportunidades. La mediación es teoría y es práctica, implica contextualización y conversación, su área de acción no se restringe al espacio físico del museo ni a la temporalidad de una visita al edificio, sino se extiende a relaciones significativas y colaboraciones entre curadores, educadores, comunidad, teóricos o técnicos. ¿Cómo ejerce la mediación el museo?

• ¿Cómo integrar a los educadores en museos y nuestros visitantes en la construcción de la experiencia de visita al museo y del propio programa museístico?

• ¿Cómo se hace el museo accesible al diálogo y a la negociación de significados?

• ¿Qué peso tiene la formación profesional en un modelo tradicional y la práctica educativa en el museo desde esquemas participativos, creativos y dialogales?

• ¿Qué platillos de este Menú pueden ser útiles para que desarrolles tu propia metodología educativa?

• Además de los platillos propuestos en el Menú ¿qué otras estrategias y herramientas utilizas para diseñar experiencias en el museo?, ¿cómo llevas a cabo su investigación y evaluación?

• ¿Qué otras preguntas son necesarias para el diseño de experiencias?